Pbro. Nicolás Raygoza, nuevo párroco de la P. Villa de Guadalupe

 

       Tijuana, B.C.- El Pbro. Nicolás Raygoza Valdez recibió de manos del Administrador Apostólico, Mons. Rafael Romo Muñoz, la Parroquia Villa de Guadalupe, en sustitución del Pbro. Carlos Poma Henostroza, el lunes 18 de julio de 2016 en la celebración eucarística de las 6:00 p.m.

Los acompañaron varios sacerdotes, familiares, amigos y feligreses de esta comunidad parroquial.

“Jesús el buen pastor nos dice que él es sacerdote, profeta y guía. El sacerdote debe colaborar en la santificación de su pueblo”, dijo Mons. Romo Muñoz durante la homilía.

Detalló que el sacerdote como profeta debe ser responsable de la formación de su comunidad parroquial, y como guía acompañar a sus feligreses en todas sus necesidades. Por ello debe visitar los hogares, tener acercamiento con sus feligreses y de esa manera participar de sus gozos, tristezas, proyectos, etcétera.

Y que las tres prioridades fundamentales de los sacerdotes son: 1.- enseñar, 2.- santificar y 3.- conducir.

“Esta parroquia está bajo la advocación de María de Guadalupe. María es singularísima en la historia de la Iglesia”, destacó el administrador apostólico.

A los feligreses les dijo que son los responsables de la presencia de la Iglesia en el mundo en el que viven.

Además explicó Mons. Romo Muñoz que el sacerdote hace su profesión de fe donde expresa que cree con todo el corazón todas las verdades de la fe, y que desea vivirlas hasta el último suspiro de su vida.

Mientras que en la renovación de su compromiso sacerdotal renueva este importante compromiso que hizo cuando el obispo lo ordenó sacerdote. Y que desea amar a Dios durante toda su vida.

Posteriormente el Padre Nicolás, acompañado del administrador apostólico y los sacerdotes, hizo los ritos de la toma de la parroquia abriendo la puerta principal, tocando las campanas, bendiciendo el confesionario y el bautisterio, adorando al Santísimo Sacramento, bendiciendo el altar y recibiendo los libros parroquiales.

Al término de la eucaristía el ex párroco, Pbro. Carlos Poma Henostroza, se despidió de la comunidad parroquial agradeciéndoles su trabajo pastoral y resaltando que es una parroquia rica en vocaciones. Y los bendijo.

Por su parte el padre Nicolás agradeció a Mons. Romo Muñoz por el don del sacerdocio, y a su nueva comunidad le pidió su oración y confianza. A Mons. Romo Muñoz le dijo que aunque ya va a terminar su ministerio episcopal en la Arquidiócesis de Tijuana, en esa parroquia tiene su casa.

Finalmente la coordinadora del comité parroquial agradeció al padre Carlos y dio la bienvenida al padre Nicolás.

 

Podría también gustarte...