El Arzobispo se alegra con el nombramiento del nuevo obispo de la Diócesis de Ensenada

 

 Obispo Electo Rafael Valdez Torres (Foto tomada del portal de la Diócesis de Ensenada)

Tijuana, B. C.- El Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz, se alegra con el nombramiento del nuevo obispo de la Diócesis de Ensenada que hizo el Papa Francisco al Presbítero Rafael Valdez Torres, de la Diócesis de Zamora, Michoacán.

“Muy queridos amigos y amigas católicos y gente de buena voluntad de esta nuestra Arquidiócesis de Tijuana habemus episcopum. Escuchábamos hace algunos meses esta hermosa frase habemus papam cuando apareció el nuevo Sumo Pontífice para toda la Iglesia, el Papa Francisco. Y ahora también después de 10 meses de faltar el obispo en Ensenada porque Monseñor Sigifredo fue trasladado a la Diócesis de Zacatecas, habemus episcopum…Nuestra felicitación, nuestra alegría también para Ensenada, que Dios los bendiga y se preparen con todo entusiasmo para recibir a su nuevo pastor”, dijo el Arzobispo.

Detalló que es un sacerdote de la Diócesis de Zamora con especialidad en posgrado en Filosofía, titulado en la Universidad Gregoriana de Roma.

El Arzobispo explicó que el nombre de Rafael se le considera “medicina de Dios” por lo hecho por el Arcángel San Rafael a Tobías en su sanación.

Destacó que Ensenada es un extraordinario puerto, y que la relación entre los obispos de la península ha sido de constante apoyo y encuentro.

Mencionó que el reto de la Diócesis de Ensenada, así como para todos los obispos es la multiplicación de los sacerdotes.

“Que los jóvenes entiendan que ser sacerdote vale la pena. Ahí está esa posibilidad estupenda, de comprometerse con Dios en la vida consagrada, misionera, religiosa. E incluir la vida laical comprometida en los agentes de pastoral que siendo laicos asuman su responsabilidad de que la iglesia se establezca, que tiene una misión muy imprtante, que sería otra de mis preocupaciones: la evangelización”, destacó el Arzobispo.

Otra característica de la Diócesis de Ensenada es la pastoral de la vida marítima, cuya extensión es de 50 mil kilómetros cuadrados.

El hecho de que el obispo electo no puede ir a su diócesis hasta ser ordenado obispo es una tradición, explicó Monseñor Romo Muñoz.

En un promedio de 2 meses deberá recibir su ordenación el nuevo obispo electo.

 

Podría también gustarte...