Los Diáconos Enrique, Melesio y David recibieron el orden sacerdotal

 

          Tijuana, B. C.- La Arquidiócesis de Tijuana se encuentra gozosa porque los diáconos Enrique Villalobos, Melesio Vargas y David Oliva recibieron la ordenación presbiteral de manos del Arzobispo Metropolitano, Monseñor Rafael Romo Muñoz, el viernes 31 de mayo en el Seminario Menor, a las 5:00 de la tarde.

            Los tres jóvenes después de haber sido ordenados diáconos el 7 de julio pasado, realizaron su apostolado en distintas parroquias de la Arquidiócesis, lo que los preparó aún más para su ordenación.

            "Siento una grande alegría porque para el Obispo es una de las mayores alegrías la ordenación de nuevos sacerdotes. El viernes pasado tuvimos tres jóvnes que fueron ordenados sacerdotes después de la larga etapa de formación. Son 9 años de los cuales 8 son dedicados plenamente a estudios de Filosofía y Teología, que corresponden a dos licenciaturas y luego un año de servicio…Y luego viene la ordenación de la que disfrutamos; bellísimo con muchísima gente que nos acompañó. Realmente fue extraordinario y fue un gran gozo contar con tres nuevos sacerdotes que vienen a aumentar (el número de sacerdotes), aunque no basta. Necesitamos muchos más sacerdotes", dijo el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz. 

            Para el Diácono Enrique Villalobos la ordenación presbiteral “significa un paso fundamental en mi vida, significa llegar a la plenitud de mi ser realizándome como persona, como cristiano, como hijo de Dios y donde la felicidad se desborda, la alegría me inunda y definitivamente es un regocijo porque he respondido a un llamado que sentí hace ya algunos años y ahora con la aceptación de la Iglesia me siento pleno porque creo que aquí se concluye la voluntad de Dios. Que el llamado que yo experimenté ahora se hace realidad al ser elegido para la ordenación sacerdotal”.

            El Diácono Melesio Vargas compartió el significado de su ordenación: “para mi significa mucho, ya un compromiso ya más de lleno dentro de la Diócesis. Es algo que yo he optado y sobre todo ayudar a través del ministerio, del servicio a la comunidad, a la Diócesis de Tijuana en un servicio completo, entero donde dono toda mi persona, sobre todo sabiendo que estamos al servicio de Dios y en esta Iglesia particular y sobre todo con disponibilidad”.

            Y para el Diácono David el significado de la ordenación es: “misericordia de Dios. Yo pienso que todos los sacramentos son misericordia, pero ese de una manera muy especial que ante la grandeza de lo que estamos llamados a realizar se da uno cuenta de su pequeñez, de su incapacidad, pero también como dice San Pablo en esa debilidad es cuando más se manifiesta el poder de Dios”.

 

Podría también gustarte...