“No hay amor más grande que dar la vida por sus amigos” (Jn. 15, 13)

 

 

Sólo en el cielo veremos cuán grande es nuestra deuda hacia los pobres por habernos ayudado a amar mejor a Dios.

(Beata Teresa de Calcuta). 

 

Pbro. Joseph Michael Langford M.C.

(1951-2010) 

 

Dios lo ha llamado para estar a su lado y su recuerdo vivirá siempre en la obra que Dios les permitió realizar como cofundador de los Misioneros de la Caridad. 

 

Unimos nuestras oraciones por el eterno descanso de su alma. 

 

Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz, el Presbiterio de la Diócesis de Tijuana y Los Padres Misioneros de la Caridad  

 

La velación será el martes 19 de octubre a partir de las 7:00 p.m. en la Capilla Nuestra Señora de la Confianza. Y la misa de exequias el miércoles 20 en la misma capilla, a las 6:00 p.m. 

 

 

Falleció el cofundador de los Misioneros de la Caridad           

          Tijuana, B.C.- El confundador de los Misioneros de la Caridad, Presbítero Joseph Michael Langford M.C., quien junto con la Beata Teresa de Calcuta fundaron el 26 de junio de 1984 esta rama de la familia de la beata, falleció hoy 13 de octubre a la 1:00 de la mañana.

          El sacerdote nació el 25 de junio de 1951 en Ohio, Estados Unidos. Sus padres fueron Martha y Gerald Langford y tiene 3 hermanos, de los cuales él fue el primogénito.

          Estudió la primaria en Our Lady o Grace, la secundaria en University High y la preparatoria en la misma escuela en San Diego, California.Asimismo la Filosofía y Teología las estudió en el Angelicum en Roma.

          Fue ordenado diácono en Boston el 10 de septiembre de 1977 de manos de Monseñor Lawrence Riley.Posteriormente fue ordenado presbítero el 25 de marzo de 1978 en Roma, Italia, de manos de Monseñor Eduardo Card Gagnon.

          En 1963 la Madre Teresa de Calcuta abrió la rama masculina de los Hermanos Misioneros de la Caridad, y entre 1976 y 1979 fundó dentro de su orden otras ramas de hermanas y hermanos contemplativos dedicados a la oración. Para entonces ya Joseph Langford, que terminaba Teología y Filosofía en Roma trabajaba como voluntario en un albergue de las Misioneras de la Caridad para indigentes cerca del coliseo.

          Ya ordenado sacerdote el padre Langford comenzó a lamentar que en su orden no hubiera una rama para sacerdotes. Cuando se lo comunicó a la Madre Teresa en 1983, ella le pidió guardar silencio sobre esa intención. “Si esto es de Dios, se dará”, le dijo. Dos días después, tras celebrar una misa, sintió la presencia de la Virgen y la imaginó junto a un grupo de sacerdotes misioneros de la caridad rodeados de pobres.

          A pesar de la prohibición de insistir, acudió a ella que estaba en un hospital, y cuando le comentó su experiencia, la Madre Teresa le dijo: “Ya lo sabía. Adelante con lo que me habías dicho”.

          La Madre Teresa comprendió que la pobreza más profunda de los hombres es la espiritual y sólo puede ser erradicada con el ministerio sacerdotal de Jesús. En este espíritu, la comunidad religiosa de los sacerdotes, integrada por alrededor de 30, desempeña su ministerio en las calles, las barracas, en las afueras de las grandes ciudades. Junto a los miembros de las cinco ramas de la congregación, hay miles de voluntarios, de toda raza, religión, clase social, que comparten su trabajo y espíritu.

          A la Arquidiócesis de Tijuana llegó por primera vez el 25 de junio de 1988.

          De 1996 a 1998 fue el Superior General de los Padres Misioneros de la Caridad, y de 1998 a 1999 fue Vicario Pastoral en esta Arquidiócesis.

          El 15 de septiembre de 2009 publicó el libro sobre la Beata Teresa de Calcuta “El fuego secreto de la Madre Teresa”.

          Desde 1999 fue Superior local en Roma y tres años después Vicario Pastoral en Tijuana, donde se quedó hasta el día de su fallecimiento.

          Descanse en paz padre Joseph Langford. 

Podría también gustarte...