Reunión provincial de pastoral de Obispos, sacerdotes, religiosas y laicos

 

            Tijuana, B. C.- Los señores Obispos de la Provincia Eclesiástica de Baja California, junto con sus equipos de pastoral, se reunirán a partir del lunes 25 al jueves 28 de octubre en la II Reunión Pastoral de la provincia en la Casa Emaús de Mexicali, donde tienen como objetivo fortalecer la misión permanente en las parroquias desde las dimensiones pastorales y movimientos laicales, para seguir formando discípulos y misioneros de Jesucristo.             

            “Nos reuniremos los cuatro Obispos de la Provincia en Mexicali para dedicarnos, acompañados por unos veinte colaboradores nuestros: sacerdotes, religiosas y laicos, para revisar el sentido de la misión en toda Baja California”, comentó el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.           

            Los Obispos presentes serán el anfitrión, de la Diócesis de Mexicali, Excelentísimo Señor Obispo José Isidro Guerrero; el Excelentísimo Señor Obispo de la Diócesis de Ensenada, Monseñor Sigifredo Noriega Barceló; el Excelentísimo Señor Obispo de La Paz, Monseñor Miguel Ángel Alba Díaz, y el Excelentísimo Señor Arzobispo Don Rafael Romo Muñoz.           

            Pidió la oración de todos los católicos para que el trabajo realizado en esta reunión tenga buenos frutos para la provincia eclesiástica.El Arzobispo dijo que la Iglesia Católica por naturaleza es misionera, donde todos los que la integran tienen la misión de parte de Dios de ser mensajeros de la Buena Nueva a todo el mundo.                 

            “Ayer celebramos en todo el mundo católico el sentido misionero de la Iglesia, y se le llamó el Domund (Domingo Mundial de las Misiones). Esto es una necesidad y una parte esencial de ser de Iglesia. La Iglesia por esencia debe ser misionera, si no es misionero no es Iglesia. Porque la intención de Dios es salvar a todo el mundo”, comentó el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.           

            Detalló que Dios no quiere la muerte del ser humano, sino que se salve, que nadie se condene sino que se salve, y que todos los misioneros vayan por todo el mundo y prediquen, anuncien, enseñen, bauticen, hagan discípulos del Señor.

            Y ahora se vuelve más urgente porque el ser humano está lastimado por la inseguridad que priva en nuestros tiempos, porque hay quienes no respetan la vida. Como la masacre de las personas en un centro de rehabilitación en Tijuana, el domingo en la noche.           

            “Ese es el sentido de la misión: llevar el mensaje de Dios, como Jesús mismo lo dice: enséñenles todo lo que yo les he enseñado a ustedes para que sepan cómo vivirla”, destacó el Arzobispo.           

            Uno de los aspectos del ser misionero es orar por las misiones, ayudar a la Iglesia para que pueda seguir con su misión misionera, este apoyo también puede ser económico, y comprometerse con el Señor si recibe este llamado de parte de Él.           

            Las ofrendas reunidas el domingo 24 de octubre durante las misas serán utilizadas para apoyar las misiones en el mundo entero. 

Podría también gustarte...