Sacerdotes de Tijuana vivirán Ejercicios Espirituales con nueva modalidad: “presenciales y con herramientas digitales”

Pastoral para la Comunicación. –Exhortando a los fieles a la oración y demás ofrecimientos espirituales en sus Parroquias, Comunidades, Vida Consagrada y Movimientos Apostólicos de esta Iglesia Particular, el Arzobispo Francisco Moreno Barrón y su presbiterio, vivirán los Ejercicios Espirituales anuales del lunes 12 al viernes 16 de octubre de 2020, en una “nueva modalidad” debido a las circunstancias por la pandemia del Covid-19 y siguiendo los protocolos establecidos por la misma Arquidiócesis se realizará por decanatos (grupos de parroquias) donde podrán intensificar su vida espiritual y las meditaciones serán on-line, en esta ocasión dirigidas por el Rev. P. Jorge Ricardo Castillo M.Sp.S. las cuales se centrarán en “El misterio de la redención de Cristo, en la vida y ministerio del Sacerdote”.  

Con el fin de fortalecer y renovar su vida espiritual y continuar impulsando el itinerario de renovación espiritual en el corazón de cada sacerdote que el Arzobispo Francisco Moreno Barrón desde su llegada a promovido a través de la Pastoral Presbiteral, considerando que la “renovación de la Iglesia está en el corazón del sacerdote”. En este sentido, los sacerdotes tienen la necesidad de profundizar el pulso de su vida espiritual confrontándonos con ellos mismos, guardar silencio exterior, hacer silencio interior y discernir constantemente su llamada de fidelidad  para responder con mayor generosidad a este momento social y eclesial.

La Pastoral Presbiteral de la Arquidiócesis considera decisiva la dimensión espiritual desde el comienzo y en cada momento de la formación presbiteral, etapa y edad en la que se encuentra el presbítero. El Documento de Aparecida (2007) subrayaba a la luz de la Palabra que “Ya, desde el principio, los discípulos habían sido formados por Jesús en el Espíritu Santo (cf. Hch 1, 2); el Espíritu es, en la Iglesia, el Maestro interior que conduce al conocimiento de la verdad total, formando discípulos y misioneros” (Ap 152). Reafirmando un triple camino: la meditación fiel de la palabra de Dios, la participación activa en los sagrados misterios de la Iglesia y el servicio de la caridad.

 

Podría también gustarte...