Arzobispo Francisco Moreno Barrón, en Toma de Posesión de Ntra. Sra. De La Soledad: “Es prioritario que una parroquia atienda a los pobres, y eso es lo que le pido al nuevo párroco”

Pastoral para la Comunicación. – En el domingo de la décimo segunda semana del tiempo ordinario la Parroquia Nuestra Señora de la Soledad de la colonia del Río, Parte Alta, recibió a su nuevo párroco, el Pbro. Jesús Quezada Martínez. La Santa Misa que inició al medio día fue presidida por el Arzobispo de la Arquidiócesis Francisco Moreno Barrón, quien, con signos visibles como la Renovación de las Promesas Sacerdotales, Profesión de Fe, firmas de documentos que ratifican la Toma de Posesión entre otros, presentó al Pbro. Jesús Quezada Martínez como el nuevo Párroco.

El documento de Toma de Posesión fue leído por el padre decano Pbro. Manuel Varela Pérez. El Arzobispo durante la Homilía compartió: ‘’ El Espíritu Santo que asiste al Padre Jesús desde su bautismo y confirmación es también quien le ha fortalecido hasta su ordenación sacerdotal. Pidamos a este Espíritu que sea su fortaleza, su fuerza en los momentos dificultad. Hoy que el Padre Jesús llega a ustedes, viene para formar una familia, la familia de los Hijos de Dios, que cada uno de ustedes experimente su pertenencia al Cuerpo de Cristo con las nuevas disposiciones de su párroco. Él viene a construir con cariño, con amor, para que todos se vean como hijos de Dios. Es prioritario que una parroquia atienda a los pobres, y eso es lo que le pido al nuevo párroco encargado’’.

El sacerdote saliente, Pbro. José Eduardo Ortiz Alonso dijo antes de concluir la Santa Misa: ‘’Gracias por acompañarme a cumplir la misión que hasta hoy me encomendaron junto a ustedes. Gracias a Dios por el Don que recibí del sacerdocio que es el que hace estar junto a ustedes, me sigo encomendando a Nuestra Señora de la Soledad’’.

Concluyó este momento el Pbro. Jesús Quezada Martínez: ‘’La Iglesia siempre continúa trabajando, nuestra estancia en un lugar en otro, nos hablan que la sacralidad del cuerpo de Cristo y que el constante siempre es Cristo. Los sacerdotes estamos al servicio, no un servicio privado de nadie, sino de todo el pueblo y nuestra vocación es patrimonio de todo católico, no nos pertenecemos si no que pertenecemos por completo a la Iglesia, así que, en este sentido, les pertenezco a ustedes. Me encomiendo a sus oraciones, gracias”.

Una vez recibida la bendición final, propia del Arzobispo, los feligreses recibieron con aplausos y abrazos al Pbro. Jesús Quezada Martínez y lo invitaron a compartir con su nueva comunidad en una recepción preparada por su llegada.

Podría también gustarte...