Arzobispo Francisco: “también en el deporte y en el fútbol se puede aprender de la vida y la fe” Olimpiada de Monaguillos 2019

Pastoral para la Comunicación.- Dentro de la formación del Seminario un espacio propicio para la fortaleza del carácter y del espíritu es el deporte, entre ellos el fútbol soccer entre otros. Incluso después de pasar por el Seminario para una mayoría de sacerdotes continua siendo un deporte cercano aunque los tiempos y espacios del ministerio y vida pastoral van menguando las oportunidades de entrar en la cancha.

Es en la edición 2019 de la Olimpiada de Monaguillos donde Mons. Francisco Moreno Barrón, Arzobispo de esta Iglesia de Tijuana, aprovechó la oportunidad de acompañar, convivir y hacer algunos pases con el balón y hasta anotar un gol celebrado con alegría y entusiasmo por los asistentes.  Por ello, el Arzobispo se unió a este acontecimiento en el que les dijo: “no solo les doy la bienvenida a esta olimpiada, sino que les deseo que ustedes triunfen en el camino y en competencia de la vida. Los mejores jugadores son aquellos que son amigos de Jesús” señaló Mons. Francisco Moreno Barrón.

Al respecto el mismo Papa Francisco en algunas intervenciones al dirigirse a los ámbitos propios del deporte o equipos de fútbol que le visitan en el Vaticano les alienta al compañerismo, a no dejar de jugar, educar y transmitir valores deportivos a los demás. Aquí algunas reflexiones del Obispo de Roma a este propósito:

  1. El fútbol es también imagen de sociedad porque representa un juego colectivo con las particularidades de cada uno. Nos reúne a todos con sus diferentes cualidades, talentos y defectos.

  1. Un buen ambiente propicia buenos resultados. Son 90 minutos para compartir lo mejor de nosotros mismos en pos del bien del conjunto. Reuniones para conocerse, compartir momentos, ser sinceros y transparentes, entre otros.

  1. Es una muy buena oportunidad para dar testimonio de amistad, solidaridad, justicia, compañerismo, preocupación por los demás, etc. ¡Son 90 minutos que tendrán gran impacto en el futuro y se deben aprovechar!

  1. Todos han aportado a lo que somos hoy. No podemos cerrar los ojos y vivir “nuestro momento de gloria” como si fuese un logro personal. ¡Le debemos mucho a los demás!

  1. Debemos estar atentos para que el contrario no nos meta goles, aquellos que tanto duelen y hieren nuestro interior. Los goles de las ofensas, los goles de la envidia, los goles del rencor, los goles del odio. Nosotros podemos atajarlos todos, tenemos las herramientas: los guantes del amor, los zapatos de la fe, la camiseta de la caridad.

 

Podría también gustarte...