Bodas de Oro Arquidiócesis de Tijuana

Suelen las comunidades humanas volver la mirada a los acontecimientos que han gestado su historia, para comprender su identidad, asumir su pasado y proyectar su porvenir.

Los creyentes estamos llamados a hacer una profunda lectura desde la fe, con el fin de reconocer la presencia divina que ha fecundado nuestra historia con el rocío del Espíritu.

La conmemoración de las bodas de oro de la Diócesis de Tijuana es un momento especialmente significativo para que en nuestra Iglesia se realice una amplia y muy solemne acción de gracias a Dios y una profunda y muy sincera renovación de nuestra fe en su acción salvadora entre nosotros.

En esta perspectiva, el Año Jubilar será también una oportunidad para renovar nuestro compromiso con Cristo, el Señor, único Salvador del mundo, y para reimpulsar el entusiasmo misionero en el empeño de una nueva evangelización.

Queremos celebrar este Año de manera digna y fecunda. Habrá que intensificar la reflexión acerca de la iglesia para ayudar a todos los creyentes en Cristo a que su experiencia de fe sea más consciente y vigorosa frente a una sociedad que vive un momento de profunda crisis.

Tendremos la oportunidad de confesar la fe en el Señor Resucitado en nuestras parroquias; en las casas y familias, para que cada uno sienta con fuerza la alegría de ser parte de una iglesia que vive en la esperanza y el amor de Cristo.

Será también una ocasión propicia para intensificar la celebración de la liturgia y de la Eucaristía, que es «la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y también la fuente de donde mana toda su fuerza».

 

Mons. Salvador Cisneros

Parroquia Santa Teresa de Ávila

Podría también gustarte...