La Iglesia celebra a Todos los Santos y conmemora a los Fieles difuntos

 

          Tijuana, B. C.- La Iglesia Católica celebra el 1 de noviembre a Todos los Santos, quienes han vivido su vida cumpliendo la voluntad de Dios. Y el 2 de noviembre conmemora a los Fieles difuntos, por ello se invita a la comunidad a participar de la Eucaristía para pedir a los santos su intercesión y orar por las personas fallecidas.           

          “Hoy que es día de Todos los Santos, se refiere no a los bebés exclusivamente, sino que es al santo particularmente, al santo ya crecido, responsable, maduro que puede ser testimonio de vida, porque el santo es alguien a quien la Iglesia nos pone como modelo para vivir”, comentó el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafael Romo Muñoz.           

          Destacó que todos estamos llamados a la santidad, sin excepción alguna.           

          Ya que la palabra de Dios nos invita a volvernos al Señor, quien no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva. Porque todos estamos llamados a ser buenos.           

          De tal manera que a todos los que se dedican a hacer el mal los invita a convertirse porque la misericordia de Dios los está esperando.           

          “Y hay un modelo de ser dentro de nosotros mismos por nuestra propia naturaleza humana, como imagen y semejanza de Dios. De tal manera que el hecho de ser buenos es porque debemos imitar a Dios”, mencionó el Arzobispo.           

          Detalló que los santos son las personas que vivieron su semejanza a Dios, y hay santos niños, jóvenes, adultos y ancianos.           

          Y que cuando una de las personas vivió extraordinariamente y está a punto de ser declarado santo por la Santa Sede, el Papa dice ha vivido heroicamente sus virtudes, es decir, con esfuerzo y exigencia de vida.             

          También dijo Monseñor Romo Muñoz que el día de los Fieles difuntos es la conmemoración de quienes vivieron una vida ordinaria, como todos nosotros, mientras que la vida de los santos es extraordinaria.           

          Por ello existe el purgatorio para quienes viviendo  una vida ordinaria puedan purificarse antes de entrar al cielo, a quienes se les llama las benditas ánimas del purgatorio, por las cuales oramos para que pronto cumplan su periodo de purgación.           

          Además también se les pide porque ya gozan de la salvación, y se espera que pronto estén ante la presencia del Señor. 

Podría también gustarte...