Congreso Eucarístico Nacional 2019: “La Iglesia peregrinan en México llamada a renovarse en la fe eucarística y asumir compromisos por la paz y la justicia”

Pastoral para la Comunicación. – En la Carta Pastoral para el VII Congreso Eucarístico Nacional bajo el lema “Pueblo de Dios: Levántate y come, el camino es largo” subraya la trascendencia de dicho acontecimiento para la Iglesia peregrina en México y para la sociedad. Cuya edición se realizará en la Arquidiócesis de Yucatán del 20 al 22 de septiembre del 2019.

Dentro de los objetivos en un Congreso Eucarístico se reúnen para estudiar temas sobre la Eucaristía, adorar a Jesús presente en la Eucaristía con actos públicos y solemnes, y buscar estrategias para mejorar la participación y la devoción eucarística. En efecto, la mejor descripción de un Congreso Eucarístico está en el Ritual de la Sagrada Comunión y del Culto Eucarístico fuera de la Misa (RCFM), que, en los números 109-112, dice textualmente: “Los congresos eucarísticos, que surgieron recientemente en la vida de la Iglesia como una peculiar manifestación del culto eucarístico, deben considerarse como una estación a la que la comunidad local invita a toda la diócesis, o una diócesis invita a las demás diócesis de toda una región, nación o aun de todo el mundo, para que unánimemente se dediquen a considerar con mayor profundidad un determinado aspecto del Misterio Eucarístico, y a venerarlo públicamente con vínculos de caridad y de unidad”.

Por ello, se acentúa que es necesario que estos congresos sean un signo auténtico de fe y caridad, por la plena participación de la Iglesia local y por la manifestación de la unión con las demás Iglesias. Más que un evento social, es un acontecimiento de fe y de cultura, para formar el Cuerpo místico de Cristo, y que el mundo conozca mejor el Misterio de la Eucaristía.

Así, “Las Iglesias Particulares que peregrinan en México convocadas en Congreso Eucarístico, reflexionan sobre la necesidad de profundizar y renovar constantemente su fe eucarística y proyectarla en acciones que favorezcan su vida pastoral a fin de continuar trabajando por la paz y la justicia que permitan una sociedad más fraterna y solidaria”. La celebración de cada Eucaristía no puede quedar al margen de esta opción y de estos compromisos pastorales. En cada Misa, antes de comulgar, recordamos que en la última cena que Jesús dijo a los apóstoles “la paz les dejo, mi paz les doy”, y luego de que el celebrante nos ofrece a todos esa paz del Señor todos nos damos el saludo de la paz.

 

Podría también gustarte...