Diac. Juan Carlos González G. “De chico renuente a joven enamorado de su vocación”

Pastoral para la Comunicación.- El Diácono Juan Carlos González García nació el 01 junio de 1989, en Tijuana, B. C. y pertenece a la Parroquia Jesucristo Príncipe de la Paz, Col. Lomas Taurinas. Nos comparte que su inquietud vocacional nació en la comunidad parroquial, “mi familia sirviendo en coros, mis papás como catequistas, yo siendo un joven renuente voy descubriendo en la Misa, la Palabra de Dios una especie de enamoramiento (…) y posteriormente en el 2005 me invitan a un Preseminario y es en esa semana cuando decido ingresar al Seminario Diocesano de Tijuana”.

La experiencia en el Seminario Diocesano de Tijuana “me ayudo a descubrir la riqueza de vivir en comunidad, la familia de seminaristas, sacerdotes, sentirte acompañado y sobre todo equilibrar las áreas formativas: la intelectual, humana, espiritual, esta última que es el sustento fuerte para la vocación, de no haber sido por ésta área mi vocación se hubiera desviado. También el aprendizaje que me dio el Seminario es vivir intensamente el área pastoral, donde todo lo que aprendes en la casa lo aplicas a una comunidad encomendada, ello crea un dinamismo de respuesta que te colma en la vocación y que te hace perseverar”.

Así, mismo nos participa que “Han sido seis meses de Diaconado, en un primer momento el Sr. Arz. Francisco Moreno Barrón me nombró miembro del equipo formador del Seminario, por tanto, mi diaconado es al servicio de los jóvenes como formador, mi formación como Diácono no ha sido propiamente en una parroquia, aunque sí los domingos salía al encuentro a celebrar sacramentos propios del diacono como bautizos, bodas y por supuesto servir en la celebraciones”.

También nos comenta que los retos más significativos antes de llegar a la Ordenación Sacerdotal es “reconocer  mis limites, porque sigues siendo humano, los temores que pueden venir, mirar por mí mismo y no a través de los ojos de Dios”. Así como una de las motivaciones que encuentra en este camino “es la necesidad de la gente, la necesidad de compasión y las realidades que vivimos”.

Por otra parte, para el Diac. Juan Carlos González G. considera que la tarea más ardua para un sacerdote es “ver un párroco o vicario dentro de la comunidad que preside y pastorear dicha comunidad, eso crea en mí retos (…) pero también es alentador ver con alegría a tantos sacerdotes que se sienten plenos, llenos de esperanza (…)”

Finalmente, nos comparte que su Santo patrón al que ha encomendado su próxima vida sacerdotal es S. Luis María Grignon de Montfort y desde luego los Papas más recientes S. Juan Pablo II, S. Pablo VI, S. Juan XXIII, Papas que recientemente han respondido a la época actual y dieron un buen rumbo a la Iglesia.

Podría también gustarte...