El Arzobispo compartió con los jóvenes en la 3ra. Asamblea Arquidiocesana de la Pastoral Juvenil

 

   img_5378

Tijuana, B.C.- “Es muy esperanzador que un buen número de jóvenes en un encuentro diocesano se entusiasme por vivir su vocación misionera en la Iglesia, por impulsar una misión joven en nuestra Arquidiócesis de Tijuana”, les dijo en la homilía nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, a los jóvenes que participaron en la 3ra. Asamblea Arquidiocesana de la Pastoral Juvenil.

También mencionó que Jesucristo antes de subir al cielo, después de haber muerto y resucitado, reunió a su pequeña Iglesia donde se despidió de ellos y les expresó lo que más anhelaba su corazón: “vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio”. Y desde entonces la Iglesia es misionera pero que quizá lo hemos descuidado.

“Desde ese día de tu bautismo tú eres un discípulo de Jesús. Vas siguiendo a tu maestro, Señor y Salvador Jesucristo”, enfatizó Mons. Moreno Barrón.

Destacó que por ello nos encontramos continuamente con Jesús en la eucaristía, en las Sagradas Escrituras, y así como Jesucristo nos conoce así nosotros lo queremos conocer cada vez más ya que del conocimiento brota el amor, quien es nuestro modelo perfecto a quien queremos asemejarnos.

Y además somos misioneros para llevar a Jesús a los demás, para salir al encuentro de muchos otros porque somos una Arquidiócesis misionera. Pero primero teniendo una profunda conversión personal, en nuestros grupos, en nuestra Pastoral Juvenil, etc., y después llevar a Cristo a los demás primeramente con nuestro testimonio.

“Los jóvenes son los primeros evangelizadores de los otros jóvenes… La Pastoral Juvenil no puede ser una pastoral light, comodita, mediocre, para pasar el rato…Tu vienes al grupo juvenil a encontrarte con Jesús en los demás”, mencionó el Arzobispo.

Mientras que las aportaciones de los jóvenes fueron que es necesario predicar en las casas, pero como no es fácil primero tienen que animar a los jóvenes a ser valientes y vayan a hacer cosas más grandes, a perseverar, a ser felices porque Dios los ama y de esa manera convencer a los demás dando su testimonio.

Así como escuchando a los demás jóvenes, a organizar un evento multitudinario declarando que aman a Dios y que somos una Iglesia viva, etc.

Y de Tecate les pidieron apoyo porque hay muchos jóvenes que tienen hambre de Dios.

img_5420

 

 

 

 

 

 

Podría también gustarte...