La Virgen de Fátima, un acontecimiento vigente para la sociedad contemporánea

Pastoral para la Comunicación. – La Virgen de Fátima, formalmente conocida como Nuestra Señora del Rosario de Fátima, es una advocación que venera a la Virgen María. En la misma línea que otras apariciones marianas, tuvo su origen en los testimonios de tres pastorcillos, llamados Lucía dos Santos, Jacinta y Francisco Marto, quienes afirmaron haber presenciado varias apariciones marianas en la Cova da Iria, Fátima, en Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917.

A partir de entonces, esta advocación mariana extendió su fama más allá de sus límites locales llegando a todo el mundo. Antecede a las apariciones de la Madre de Dios, las apariciones del Ángel de la Paz, quien preparó a los niños y los instruyó sobre la devoción al Santo Rosario y el amor a los corazones de Jesús y María.

PRIMERA APARICIÓN

Cuenta el testimonio de los tres pastorcitos que, durante la primavera de 1916, recibieron la primera visita del ángel de Portugal. Empezó a soplar un fuerte viento, y los pastorcitos observaron a su alrededor para ver una luz blanca se acercaron a esta luz, más blanca que la nieve, y vieron a un joven entre esa luz. Absortos y asombrados, se quedaron viendo al ángel, mientras les decía: ‘’No tengan miedo, soy el ángel de la paz, oren conmigo’’. Y así como hizo el ángel, se arrodillaron y rezaron tres veces: ‘’Dios mío, yo creo en ti, yo te adoro, yo te espero y yo te amo. Te pido perdón por los que no creen, no te adoran y no te aman’’.

SEGUNDA APARICIÓN

La segunda aparición de este ángel se realizó durante el verano de 1916, el ángel les regaña por su falta de seriedad, al estar jugando en vez de rezar. ¡Tienen que rezar! ¡recen! Los corazones de Jesús y María otorgaron designios misericordiosos para ustedes. Deben ofrecerse en oración y sacrificios a Dios, el Altísimo’’.

TERCERA APARICIÓN

Esta aparición del ángel de la paz sucedió entre septiembre y octubre de 1916. Vieron que el ángel tenía algo en sus manos. En la mano izquierda llevaba un cáliz, y sobre este flotaba una hostia, del cual brotaban gotas de sangre. Se arrodilló, y les enseñó a los pastorcitos otra oración para que la repitieran junto a él.

Pasaron 8 meses después de la aparición del ángel de Portugal, para que la virgen de Fátima se manifestase. Cuentan las memorias que, su aparición fue un 13 de mayo de 1917, en Cova da Iria sobre unas colinas.

Las apariciones de la Virgen de Fátima sigue siendo uno de los acontecimientos más importantes que sigue presente en el siglo XXI.

Podría también gustarte...