Las Hnas. de la Caridad ven en ustedes el rostro sufriente de Jesús y así viven el Evangelio, Arz. Francisco Moreno Barrón

Pastoral para la Comunicación. – El Pasado 09 de diciembre la Iglesia celebró la solemnidad de la inmaculada Concepción. Las devociones a la Inmaculada Virgen María son numerosas, y entre sus devotos destacan santos como San Francisco de Asís y San Agustín. Además, la devoción a la Concepción Inmaculada de María fue llevada a toda la Iglesia de Occidente por el Papa Sixto IV, en 1483.

Este mismo día en México también está marcado por la fiesta del Indígena San Juan Diego, contemplativo mariano, ejemplo de humildad y quien presenció las Apariciones Guadalupanas en diciembre de 1531. San Juan Diego es un testimonio actual para todos los laicos.

En la Arquidiócesis de Tijuana las Hermanas Misioneras de la Caridad cuentan con una casa Hogar llamada ‘San Juan Diego’ donde ofrecen servicio de comedor a migrantes, estancia temporal y permanente a ancianitos y adultos que así lo requieran.

En la Fiesta de San Juan Diego, el Sr. Arz. Francisco Moreno Barrón celebró la Eucaristía en la ‘Casa Hogar’, ubicada en la Central Camionera. Acompañado religiosas y sacerdotes Misioneros de la caridad, durante la Homilía se dirigió a los fieles: “Son ustedes los preferidos de Dios. Ofrezco esta Misa por ustedes y sus familias, sean que estén en contacto con ellos o no, donde quiera que se encuentren. Ofrecemos la Eucaristía por esta casa, casa de la caridad, donde se muestra el amor de dios, a través de la solicitud de estas hermanas misioneras”. “Estas mujeres que le han consagrado su vida a Dios, ellas viven el mandamiento del amor, ellas ven en ustedes el rostro sufriente de Jesús y así viven el Evangelio con ustedes, valores y disfruten de los gestos de amor y caridad que tienen a través del servicio que les ofrecen las hermanas”.

La Casa Hogar San Juan Diego, labora en la Arquidiócesis de Tijuana desde marzo de 1991, cuenta con un dormitorio con 40 camas para el mismo número de migrantes, aunque en tiempo de frío por no dejar a nadie desamparado reciben un número mayor, aunque duerman en el suelo con algunas cobijas. Ofrecen servicio de comedor para 130 personas todos los días de la semana excepto el jueves y de manera permanente tienen hospedados a 24 abuelitos.

“Esta casa hogar es exclusivamente para hombres. El día domingo ‘La casa San Juan Diego’ recibe a todo el que desee visitarnos, por la mañana viven la Eucaristía, el estudio Bíblico, pueden cambiarse, lavar su ropa, ver alguna película de entretenimiento, rezan el rosario, es un día libre, donde pueden integrarse o no a las actividades, muchos de ellos solo quieren dormir, descansar un poco”, dijo una Hna. Misionera de la Caridad.

Ya son varios los beneficiados por las Hnas. Misioneras de la caridad que con la intención de integrarlos a la sociedad les ayudan a tramitar su documentación como el INE e incluso su acta de nacimiento, esto les favorece para buscar un trabajo digno. Parte de los que ahora son sus colaboradores fueron antes migrantes que recibieron ayuda de la comunidad misionera de Santa Teresa de Calcuta.

La mayoría de los migrantes son de la misma república mexicana, de Chiapas, Oaxaca, Puebla, pero también han llegado cubanos y hondureños a quienes se les da el mismo trato, siendo ellos reflejo de Cristo pobre, Cristo migrante. Las Hnas. que dan atención a los necesitados son alrededor de 11 divididas en el asilo, dormitorio y el Centro de Madre Teresa.

Podría también gustarte...