COLOQUIO MÉXICO-SANTA SEDE SOBRE MIGRACIÓN Y DESARROLLO

México, D.F. a 14 de julio de 2014
CEM B. 144 / 2014

 

 

Esta mañana, al inaugurar el Coloquio México-Santa Sede sobre Migración y Desarrollo, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Dr. José Antonio Meade, luego de dar la bienvenida al Secretario de Estado de la Santa Sede, Card. Pietro Parolin, se manifestó por políticas migratorias humanas que brinden seguridad, acceso a servicios de salud, etc. También habló de la necesidad de acciones conjuntas entre los países de origen, tránsito y destino. Pidió tener en cuenta el aporte de la migración, como quedó evidenciado en el Mundial de Fútbol, en el que uno de cada diez jugadores provenían de una nación diferente por la que jugaron. Finalmente, señaló que México y la Santa Sede promueven la colaboración entre los países procedencia y de destino.

 

Por su parte, el Nuncio Apostólico en México, Mons. Christophe Pierre, dio lectura al mensaje del Papa Francisco, quien señala que frente al fenómeno de la migración hemos de escuchar la llamada de Jesús a discernir signos de los tiempos. Así comprenderemos uno de los hechos sociales que caracteriza a nuestras sociedades, con retos y promesas: la migración.

 

Ante el drama de la violación de los derechos humanos, la violencia, la separación de la familia, el racismo y la xenofobia, el Papa pide cambiar la perspectiva defensiva de miedo, desinterés y marginación, por una cultura del encuentro, para construir un mundo mejor. 

 

El Santo Padre comenta que la emergencia de los niños de México y Centroamérica que migran solos a Estados Unidos, empujados por la pobreza y la violencia, reclama acciones para protegerlos y acogerlos. Así mismo, pide políticas informativas sobre los peligros del viaje, promoción en los países de origen y formas de migración segura. Finalmente, agradece el presente Coloquio y bendice a los participantes.

 

En su intervención, el Secretario de Estado de la Santa Sede, Card. Pietro Parolin, tras recordar los años en los que residió en México en el servicio diplomático de la Santa Sede, comentó que el reconocimiento de la libertad religiosa hace posible el diálogo y la colaboración en beneficio de todas las personas.

 

Comentó que uno de los aportes del cristianismo, recogido por la Ilustración, es la fraternidad universal, como lo encontramos en el libro del Génesis, que habla de que todos somos iguales, libres y hermanos. 

 

Señaló que el reconocimiento y la protección de los derechos humanos ha sido un proceso no exento de dificultades. Y afirmó que se ha hecho evidente que la fuente del derecho es el reconocimiento de la dignidad de toda persona. 

 

El Card. Parolin se refirió al universo del dolor que viven los migrantes: pobreza, violencia, trata de personas, etc. "Esto -dijo- no puede dejarnos indiferentes". Recordó que el progreso se logra, no sólo con intercambio comercial y financiero, sino promoviendo el desarrollo humano y el reconocimiento de que todos formamos una familia.

 

Comentó que los países que saben ver a los migrantes como portadores de oportunidades y los integran, dan a la entera comunidad internacional un mensaje de solidez y garantía que genera progreso. 

 

El Secretario de Estado de la Santa Sede recordó que la Iglesia ha trabajado por el reconocimiento de los derechos de los ciudadanos, promoviendo sociedades en las que haya confianza entre autoridades, empresarios, organismos y ciudadanos. Y afirmó que sólo una sociedad en la que hay confianza tiene futuro.

 

Señaló que el fenómeno de la migración requiere, no sólo soluciones jurídicas o policiales, sino ante todo una conversión cultural y social que permita pasar de la cerrazón al encuentro.

 

Respecto al drama de los niños y adolescentes que han migrado irregularmente a los Estados Unidos sin compañía de adultos, urgió a políticas que busquen protegerlos. 

 

Ante los retos actuales del fenómeno migratorio, el Secretario de Estado de la Santa Sede, exhortó: "Hagamos posible lo que parece imposible".

 

Por su parte, la Subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Mtra. María Mercedes del Carmen Guillén Vicente, hizo notar que movilidad continuará y que esto requiere promover seguridad, orden, legalidad y dignidad. Recordando las acciones que el Gobierno de México ha implementado en esta materia, llamó a superar la cultura del rechazo y a promover una cultura del encuentro.

 

Podría también gustarte...