La mujer y el sacerdote

 

           Tijuana, B. C.- Durante el desayuno mensual que organiza el Grupo Mujer tu Iglesia Católica te necesita, coordinado por el Presbítero Carlos Castillo Ramos, que se llevó a cabo el miércoles 18 de mayo en el Restaurante El Taller, el Presbítero Juan Carlos Ackerman, párroco de la Parroquia Santo Toribio Romo, dio la charla “La mujer y el sacerdote” a las asistentes.

            Empezó a hablar de la relación de Jesús con las mujeres, como el caso con la samaritana, según lo narra el Evangelio de San Juan, capítulo 4 donde la mujer no sabía que estaba hablando con Jesús-Dios, a quien la interpela en su propia vida. Después de hablar con Jesús comunicó a todos sus cercanos que conoció a Dios, quien la ayudó.

            Destacó que la mujer busca ser amada y valorada, y que tiene necesidad de ser escuchada.

            Cuando la mujer se involucra con la parte humana del sacerdote, muchas veces se desencadena en chismes.

            Y que las mujeres tienen una dignidad de divinas porque tienen el don de la vida, por eso no deben andar buscando ser “iguales” a los hombres, ya que anatómica y psicológicamente son diferentes. Porque por naturaleza son inteligentes, protectoras y trabajadoras.

            “Cuiden a sus sacerdotes. Véanlos como verdaderos hombres de Dios. Protégalos no hablando mal de nosotros. La mujer es la mano derecha de la Iglesia”, destacó el padre Ackerman.

            Explicó que cuando la mujer no es atendida por sus esposos se acercan mucho a los sacerdotes, van a los masajes, etcétera.

            También dijo que en el Evangelio de San Lucas capítulo 1 donde se narra la visita que hizo la Virgen María a Santa Isabel, se ve en encuentro entre dos mujeres que hablan de las cosas de Dios, por ello les dijo que es gratificante que hablen de Dios con quienes se encuentran.

Podría también gustarte...