“Nosotros mismos debemos ser los primeros promotores vocacionales con nuestra vida”: Arzobispo

 

            Tijuana, B. C.- Promover las vocaciones sacerdotales y la finalidad del consagrado es el servicio, fueron los aspectos que resaltó el Excelentísimo Señor Arzobispo Metropolitano, Don Rafel Romo Muñoz, durante la clausura del ciclo escolar del Seminario Diocesano de Tijuana.

            “Nosotros mismos debemos ser los primeros promotores vocacionales con nuestra propia vida. Seamos promotores vocacionales. Tenemos que orar. No vaya a ser que por `un plato de lentejas` dejemos lo que realmente vale la pena. Nosotros tenemos que dar ese testimonio que bien vale la pena”, comentó el Arzobispo.

            Comentó además que en el tiempo que ha estado en la Arquidiócesis de Tijuana había estado ordenando un promedio de diez jóvenes, y este solamente 6. Sin embargo para el siguiente año sólo habrá uno.

            Y resaltó el Arzobispo que ser sacerdote es realmente “revestirse de Cristo. Ser sacerdote significa seguir a Cristo servidor”.

            Además les aclaró que si están en busca de privilegios mejor se salgan del Seminario, y que deben tener la disponibilidad de decirle a él que están dispuestos a ir donde los mande a evangelizar.

            También los invitó a querer a sus sacerdotes formadores, cuya vida no es fácil ni tan gratificante, quienes están dando su vida por ellos.

            Agradeció el apostolado ministerial de los sacerdotes, el esfuerzo de los seminaristas y el apoyo de las religiosas Oblatas de Santa Martha.

            Actualmente hay 73 seminaristas en el Seminario Mayor y 44 en el Seminario Menor.

            En este ciclo escolar obtuvieron reconocimientos en Filosofía los seminaristas Luis Camacho, el primer lugar, Loreto Mariquez, el segundo lugar y Mario Gallegos el tercer lugar. Asimismo en Teología los seglares Juan Gabriel Castillo, el primer lugar, Antonio Morales, el segundo lugar y el Seminarista Aurelio Chávez el tercer lugar. 

           

Podría también gustarte...