Secretario Académico del Seminario: Los estudios filosóficos en el seminario tienen como fin llevar al joven a “un conocimiento e interpretación profunda de la persona, libertad, el mundo y Dios”.

Pastoral para la Comunicación.- La Comisión Diocesana para la Pastoral de la Comunicación, en entrevista con el Pbro. Lic. Joaquín López, Secretario de Estudios del Seminario Diocesano de Tijuana, compartió que la Facultad de Filosofía tiene como objetivo hacer frente a una situación cultural muy difundida, en la que se exalta el subjetivismo  como criterio y medida de verdad, la filosofía debe llevar a garantizar la “certeza de verdad” que para nosotros como creyentes, esta certeza es base en la entrega personal del seguimiento y entrega a Cristo y a la Iglesia.   Por tanto, los estudios de filosofía en el seminario tienen como fin llevar al joven a “un conocimiento e interpretación profunda de la persona, de su libertad, de sus relaciones con el mundo y con Dios”.

Subrayó que la Filosofía, ante todo, marca un momento importante en la formación intelectual del candidato al sacerdocio. En efecto los estudios filosóficos por su carácter sapiencial reserva un espacio adecuado a la metafísica, este alcance metafísico busca trascender los datos empíricos para llegar en su búsqueda de la verdad, a algo absoluto, último y fundamental. Los estudios de filosofía deben constituir al joven estudiante en un ser capaz del diálogo y la confrontación con creyentes y no creyentes. Por la filosofía aprende el seminarista a pensar profundamente en clave de ser, de objetividad. Por ella agudiza el sentido crítico, se entusiasma por la verdad donde quiera que ésta se encuentre, y aprende a descubrir y refutar los errores.

Para el Seminario Diocesano de Tijuana, el estudio de la filosofía es estructural, es decir, busca bases sólidas donde el joven tenga la visión clara sobre Dios, el mundo y el hombre. El joven afianza su llamado desde su propia comprensión, desde una antropología donde pueda entender la realidad de todo ser humano y a partir de ahí empieza a estructurar su pensamiento, a comprenderse así mismo, y a encontrar respuestas ante la cuestión existencial ¿quién soy?… Comentó el Pbro. Joaquín López.

En el Seminario Diocesano de Tijuana, el alumno entra a la dinámica de una formación integral, donde la filosofía es una parte que integra la formación intelectual y se complementa con la espiritual, la pastoral y la comunitaria. Actualmente hay 53 alumnos cursando los estudios filosóficos que corresponden a la licenciatura que tiene de duración 4 años y 25 alumnos de teología también de 4 años de duración esta segunda etapa de formación, ambas necesarias y fundamentales en la formación de todo aquel que es llamado al ministerio sacerdotal.

Podría también gustarte...