SÉPTIMO COMUNICADO SOBRE EL COVID-19 – ARQUIDIÓCESIS DE TIJUANA

COMUNICADO A LOS SACERDOTES, RELIGIOSOS, RELIGIOSAS Y LAICOS DE LA ARQUIDIÓCESIS DE TIJUANA, CON TODAS SUS INSTANCIAS: SEMINARIO, CURIA DIOCESANA, PARROQUIAS, COMISIONES Y DIMENSIONES DE PASTORAL, MOVIMIENTOS, GRUPOS Y ASOCIACIONES LAICALES

 

Como es conocido de todos, frente a la pandemia del Covid-19, Baja California se encuentra en semáforo rojo, por lo que en nuestra Arquidiócesis de Tijuana (Tecate, Playas de Rosarito y Tijuana) se mantienen cerrados los templos.

 

Sin embargo, nunca hemos dejado de celebrar diariamente la Sagrada Eucaristía, que es el tesoro más grande que tenemos y en el que Cristo se quedó para siempre con nosotros en su Palabra y en la fracción del Pan.

 

Siguiendo las orientaciones, que desde el inicio de la pandemia dieron las autoridades sanitarias para todo tipo de reuniones o encuentros, la Arquidiócesis de Tijuana ha observado el máximo de 10 personas en sus diferentes celebraciones, así como los demás cuidados de salud, entre semana y los domingos, en espera de la reapertura de todos nuestros templos.

 

Ante un escenario de incertidumbre, no podemos tomar decisiones definitivas ahora mismo; sin embargo, ante esa posible reapertura de nuestros templos, exhorto a mis queridos sacerdotes a disponerse interiormente al reencuentro pastoral con su comunidad parroquial y a preparar lo necesario para dar ese paso con toda responsabilidad, ya que solo apegados a las medidas de seguridad lograremos que esta decisión sea irreversible. No dudo que contarán con el respaldo total de nuestros valiosos laicos en cada una de sus comunidades.

 

Para ello, en primer lugar, les pido integren un equipo de apoyo, que les ayude a implementar el protocolo que está elaborando nuestra Arquidiócesis y que se dará a conocer oportunamente.

 

En segundo lugar, empiecen a sanitizar y asear todos los espacios del centro parroquial. Dos bienhechores han ofrecido sanitizar todos los templos de la Arquidiócesis, pero apenas hemos iniciado y esto llevará mucho tiempo; por lo mismo, ustedes pueden tomar libremente esta iniciativa con las personas y recursos a su alcance. He nombrado para coordinar este ofrecimiento de sanitización al Padre César López, formador del Seminario Menor, con quien pueden dirigirse aquellos que necesiten alguna información.

 

En tercer lugar, comiencen a reorganizar su agenda parroquial, en correspondencia con nuestra agenda sacerdotal 2020: 1) dispongan el tiempo completo y sin más compromisos para los Ejercicios Espirituales anuales, que se realizarán on-line con todo el presbítero y presencialmente con cada decanato, concluyendo con la celebración de la Misa Crismal, del lunes 12 de octubre a las 11:00 a.m., al viernes 16 de octubre de 2020 a las 3:00 p.m. 2) No agenden aún compromisos de celebraciones fijas, porque no tenemos una ruta segura. 3) Tampoco acepten celebraciones de bautismos, matrimonios, confirmaciones y primeras comuniones, de los cuales trataremos en el protocolo que recibirán en su momento y que se implementará gradualmente. 4) Limítense a agendar las celebraciones diarias y dominicales, con un máximo de 10 personas y observando siempre la normativa de salud.

 

Al momento en que cambie el semáforo a naranja, la Arquidiócesis de Tijuana señalará la fecha en que todos abriremos los templos, con el protocolo correspondiente que todos vamos a seguir.

 

Este comunicado no es el protocolo, sino una respuesta a las consultas que ustedes me han hecho y un adelanto de lo que está por venir, para que todos estemos bien dispuestos interior y exteriormente. Por lo mismo, nadie se adelante en estas decisiones, esperen una sola fecha y un solo protocolo para todas las parroquias y templos, el cual ya se está concluyendo.

 

Daremos este paso salvaguardando el proceso que con esmero hemos llevado en nuestra Arquidiócesis desde el inicio de la pandemia y en sinodalidad, todos unidos y testimoniando nuestra fe, nuestra identidad como cristianos-católicos y nuestra corresponsabilidad con toda la sociedad.

 

Al tiempo que estamos al pendiente de la evolución de la pandemia y de las decisiones que ya se han ido tomando al respecto por el gobierno y en la sociedad, debemos reconocer que es urgente ya la atención espiritual de las personas, no solo en la modalidad digital que hemos implementado como una medida emergente, sino con toda la dignidad y decoro que requiere la Eucaristía, los demás sacramentos y la vida pastoral parroquial, que el pueblo de la Iglesia reclama como un derecho en voz de sus laicos que la integran desde su bautismo. Lo expreso como un deber de conciencia ante Dios y ante la comunidad de la Iglesia y de la sociedad, habiendo dado múltiples pruebas de iniciativas solidarias ante la emergencia sanitaria y confiando en que, en actitud reflexiva, encontremos juntos muy pronto los caminos para continuar nuestra misión de servicio en medio de la comunidad humana.

 

¡Unidos en la Misericordia!

 

Servidor en Cristo Jesús…

 

 

+ Mons. Francisco Moreno Barrón

Arzobispo de Tijuana

 

Pbro. José Velasco Arias

Secretario Canciller

Tijuana, B.C., 16 de julio de 2020

Podría también gustarte...