Una de las Parroquias más grandes de la Arquidiócesis situada en la Morita, recibe a su nuevo Párroco el P. Weber Merilan

LATIR DE LA ARQUIDIÓCESIS (PRESENCIA)

Pastoral de la Comunicación

Tijuana, B.C.- La Santa Misa de toma de posesión del Pbro. Weber Merilan, Oblato de María Inmaculada, de la P. San Eugenio de Mazenod presidió nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Moreno Barrón, y concelebraron varios sacerdotes.

“Queridos hermanos todos en Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote. Estamos viviendo una experiencia de Iglesia. Un momento de gracia y bendición para esta Parroquia de San Eugenio de Mazenod…Hoy Dios les envía a su nuevo párroco y creo, interpretando la palabra de Dios, que el Padre Weber podrá sentirse como el Profeta Jeremías. Acabamos de escuchar su testimonio que el Señor lo llamó desde el seno de su madre, desde antes de nacer. Ya Dios conoce muy bien al Padre Weber y desde antes de nacer ya tenía dispuesto a llamarlo a la vocación religiosa, al sacerdocio”, dijo el Arzobispo durante la homilía.

Y agregó: “Dios le va a dar como al Profeta Jeremías las gracias que necesita para vivir con alegría, con responsabilidad, con fidelidad esta encomienda pastoral, esta cura de almas que le confía el día de hoy”.

Explicó que la parroquia no es el edificio sino las personas bautizadas que viven en este territorio. Y que el templo es el lugar donde acuden a beber de la fuente, y la Eucaristía que se celebra ahí, posteriormente se vive en las comunidades que forman la parroquia.

También Mons. Moreno Barrón mencionó que la misión de su nuevo párroco es anunciarles las buenas noticias del Evangelio, santificar a su comunidad parroquial con los sacramentos y la vida de oración.

“Él mismo se empeñará en caminar los camino de la santidad e invitarlos a ustedes a ser santos, como un llamado, una vocación que todos hemos recibido desde nuestro bautismo”, dijo el Arzobispo.

Además va a estar en medio de su comunidad como un papá, quien está llamado a engendrar a Cristo en sus corazones, destacó Mons. Moreno Barrón, y a formar la familia de los hijos de Dios.

E invita a su comunidad a orar mucho por su nuevo párroco, y participar en la acción pastoral de su parroquia, porque hoy es el tiempo de los laicos, para que sean agentes de evangelización.

“Qué hermosa una comunidad parroquial que camina como pueblo de Dios, que es familia de los hijos de Dios, una comunidad que tiene que ir creciendo y madurando”, comentó el Arzobispo.

Destacó que es la parroquia más grande de nuestra Arquidiócesis de Tijuana con más de 100 mil habitantes.

Posteriormente el sacerdote de origen haitiano hizo su profesión de fe y la renovación de sus promesas sacerdotales. Y bendijo con el Santísimo Sacramento a nuestro Arzobispo y a su comunidad parroquial.

Por su parte el Padre Weber dio gracias a Dios por este día y por todo lo que ha hecho por nosotros, al Arzobispo y a todos los asistentes.

“Hoy me siento contento porque hace 16 años yo tuve la oportunidad de visitar La Morita y me gustaba mucho. Pero nunca imaginé que esta visita misionera me haría ser uno de los servidores de esta parroquia…Jesús nunca dijo que la misión va a ser fácil, pero Él nos dijo que iba a estar con nosotros. Tampoco vamos a hacer lo imposible posible, pero con el favor de Dios sí podemos seguir trabajando juntos con mucha fe y dignidad”, compartió el sacerdote.

Podría también gustarte...