Agresiones inútiles

Si uno llama "tonto" a su hermano… Es insólito que un animal llegue a destruir a otro de su misma especie. La explicación científica es sencilla. En los animales, la agresión está controlada por mecanismos biológicos que impiden su mutua destrucción.

No sucede así en la especie humana. En nosotros, la agresividad puede convertirse en ataque destructor que llega, incluso, hasta eliminar a otro hombre. Nosotros no estamos defendidos por ningún dispositivo biológico que nos impida destruirnos mutuamente. ¿Qué es lo que puede salvar a los hombres de la mutua agresión y el exterminio?

Esta pregunta es una cuestión angustiosa en una sociedad cuya agresividad está creciendo hasta límites insostenibles. La respuesta de Jesús es clara. No basta convertir el homicidio en «tabú», con la prohibición divina del «no matarás».

Es necesario, además, liberarnos de todo lo que nos lleva a destruir al otro y reorientar nuestras energías agresivas hacia la construcción de la fraternidad.

Es una equivocación y una incoherencia condenar con toda clase de repulsas las muertes violentas y avivar, al mismo tiempo, entre nosotros, una agresividad tan estéril como peligrosa.

Lo podemos comprobar en nuestras campañas electorales. Parece que no podemos confrontar nuestras posiciones políticas, sin degenerar en ataques poco nobles al adversario. No acertamos a defender nuestras opciones sin despreciar a las de los demás. No sabemos criticarnos mutuamente, sin caer en la acusación desleal, el insulto o la injuria.

Los dirigentes políticos no contribuyen a crear un clima social de diálogo, colaboración y búsqueda solidaria del bien común. Al contrario, enzarzados en agresiones inútiles, dan la impresión de estar más enfrentados que los mismos ciudadanos a los que representan.

¿Qué sentido pueden tener estos enfrentamientos estériles, cuando estamos necesitando aunar más que nunca los esfuerzos de todos para acometer juntos la solución de nuestros graves problemas?

Hay en el evangelio un mensaje que hoy no debemos olvidar: los hombres caminan hacia la salvación, cuando convierten su «agresividad», no en un ataque destructor sino en energía positiva, orientada a construir una sociedad más justa y fraterna.

 

Mons. Salvador Cisneros

Parroquia Santa Teresa de Ávila

 

Podría también gustarte...