El Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana plantea 5 puntos sobre el Proyecto Pastoral Global 2031 – 2033

Pastoral para la Comunicación.- Los Obispos mexicanos llevan a cabo su CVIII Asamblea Plenaria la cual comenzó el 11 de noviembre y culminará el viernes 15 de noviembre de 2019. Monseñor Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey y Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana aseguró que “se trata de un espacio privilegiado para ‘indicar prioridades y líneas pastorales de nivel nacional y alentar su ejecución’, como leemos en nuestro Estatuto, que hemos incorporado a nuestro Proyecto Pastoral Global 2031 – 2033″.

El Presidente de la CEM también indicó cinco temas sobre los que reflexionar durante su mensaje inaugural: En primer lugar – dijo – “vivir el ministerio episcopal adoptando una actitud crítica, ofreciendo también formas de resolver las dificultades económicas, políticas y sociales que experimenta el país”. Si son capaces de esto, se podrá realizar una “pastoral de intervención” gracias a la cual actuarían a través de sus comisiones junto a especialistas que iluminarían la realidad del país.

El segundo punto sobre el que se centró fue en los tres desafíos a los que se enfrentan como Iglesia en México: el Kerigmático-místico, es decir, cómo avanza la catequesis y la evangelización; el Sinodal-Comunitario, es decir, averiguar cómo es la comunión entre parroquias y centros cristianos y por último, el Ético-Moral, en el que se debe evaluar cómo responden a la crisis antropológica actual para la defensa de la dignidad humana y la reconstrucción del tejido social.

En tercer lugar, expresó la necesidad de seguir los consejos de CELAM como institución latinoamericana, “porque conoce nuestra realidad y nuestra camino de conversión”, también pidió vivir la sinodalidad misionera “bajo la guía del Papa” y convertirse así “en pastores misioneros con olor a oveja, con una vida austera y misericordiosa”.

El cuarto punto es el de “seguir un itinerario espiritual”, en el que haya una formación continua, pero también una fuerte espiritualidad para llevar a cabo el Proyecto Pastoral Global.

Por último, expresó su deseo de “concretar todo en una Asamblea Nacional de la Iglesia en México”, que permita “conocer a todos los miembros: religiosos, seminaristas, laicos, jóvenes y todas las realidades sociales de nuestra nación”.

 

Podría también gustarte...