Hay que hacer todo con fe

Amigables  lectores y hermanos: espero que la presente los encuentre bien y bendecidos, gozando de una buena salud y poniendo todo su empeño no sólo en aceptar  la voluntad de Dios en nuestra vida, sino en tratar de llevarla a cabo.  Vaya para todos, dondequiera que se encuentren, en la familia, desarrollando sus actividades,  descansando un poco, conviviendo con amigos, disfrutando de la vida, tratando de sacar “la carreta” adelante, el saludo cordial. Hay que hacer todo con fe y poniendo  nuestra  confianza  en la  bondad de Dios, en su providencia, en su misericordia. Dios no nos deja de su mano. Y tal parece que el mensaje evangélico de este domingo nos pide estar atentos, preparados, despiertos. Dice el dicho: “camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”. Hay que estar siempre listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas.   Atentos a la voluntad de Dios. Responsables en el cumplimiento de nuestros deberes. Lo opuesto a lo que nos pide Jesús es la indolencia, la dejadez, el descuido de nuestra persona, la “fodonguez”, el… “ay se va”, la desidia, la pereza,  la mediocridad, el conformismo, el esperar que todo nos caiga de arriba,  la vida cómoda, el dejarnos vencer por las tentaciones, el ser débiles en cumplir nuestros compromisos, la inconstancia, el posponer las tareas, el ser exigentes para los demás, pero “manganchas”  para con nosotros mismos.  Si no crea usted, la lista es larga.  Amigos: nuestra Parroquia se prepara para celebrar sus FIESTAS PATRONALES.  Serán una oportunidad que Dios nos da para renovar nuestra fe. Esta Parroquia está encomendada de modo especial a la Virgen “Reina de paz”, madre al fin, de quien vino a reconciliar todas las cosas y a todos los hombres. Es una buena ocasión para  retomar el compromiso y la pertenencia  hacia la comunidad parroquial. La Parroquia es nuestra casa, es nuestro hogar, es nuestra familia, es nuestra comunidad. La Parroquia es una escuela donde aprendemos a convivir, a respetar, a amar a los demás. Aquí aprendemos a ser discípulos y misioneros. En la Parroquia se está bien. Aquí encontramos  buenos amigos.  Aquí encontramos la manera de ser felices. Aquí aprendemos a servir a los demás. Aquí aprendemos a ser apóstoles.  De las FIESTAS PATRONALES destaco algunas cosas.  1.-El aspecto por así decirlo del entorno. Desearía con toda el alma que los fieles que quisieran elaboraran en sus casas adornos con banderitas unidas en un mecate para colocar en las calles, en los postes de luz  en señal de fiesta.  Tendremos, si Dios quiere y la gente nos ayuda, porque cuesta 25 mil pesos, el tradicional castillo, que es una expresión de júbilo, un homenaje. En este contexto tendremos también la tradicional kermesse con la participación entusiasta de los GRUPOS de la Parroquia que ofrecen alimentos y algunos juegos para todos. Para ello solicitamos el permiso al Municipio. También se colocan algunos juegos mecánicos externos. Ellos dan una aportación a la Parroquia. En el marco de la kermesse  tenemos la presentación de artistas locales que nos deleitan con sus canciones.  Para ello colocaremos  un templete y un buen sonido. Durante el novenario, que comienza el 14 de agosto, se estará ofreciendo la Santa Misa por algunas INTENCIONES que ustedes soliciten. Pueden hacerlo en la Oficina o con los grupos.  Estamos organizando una bonita PEREGRINACION. Nos  reuniremos en el PARQUE para partir de ahí en un ambiente de oración.  Les avisaremos el día y la hora.  Les sugerimos llevar globos o banderas para esta marcha. Quizá lo más importante es el aspecto litúrgico-espiritual.  Vamos a tener dos  celebraciones de  Primera Comunión y una  de Confirmación. Se trata de niños que se han estado preparando a lo largo de estos dos años. Vivamos esta fiesta de la Parroquia con fe y confianza, con amor.  

Mons. Eduardo Ackerman Durazo

eduardoackerman@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...