La Iglesia en México cuenta con un Organismo a nivel Latinoamericano para atender de forma interdisciplinar la protección de los menores

Pastoral para la Comunicación.- ¿Qué respuesta ha dado la Iglesia de México en el combate a la protección de menores? ¿Cómo se procura recobrar la credibilidad? “Contrario a lo que se piensa, la Iglesia de México ha resuelto enfrentar el problema y asumir criterios integrales para prevenir los abusos y atender a las víctimas. Y pocos saben que en este país funciona el único organismo a nivel Latinoamericano dedicado a la capacitación y formación integral para atender este problema que lacera a la Iglesia”, como se afirma en su sitio web institucional.

Se trata del Centro de Investigación y Formación Interdisciplinar para la Protección del Menor -CEPROME- que en pocos años se coloca como punto de referencia para ofrecer los medios para fomentar una cultura pastoral distinta bajo los pilares de la transparencia y la restauración de la confianza.

Dicho organismo se propone ser un espacio de investigación y formación interdisciplinar que ayude a promover la protección de los menores, para lo cual ofrecerá, a nuestras diócesis y congregaciones religiosas, la posibilidad de realizar un estudio especializado.

Entre sus objetivos se encuentra el promover medidas de prevención en contra del abuso sexual y otras clases de abuso, de forma que se favorezca en la

Iglesia y sociedad, en general, el conocimiento de la información necesaria y generando la sensibilización que haga factible un medio ambiente seguro y sano, tanto para los menores, como para las personas vulnerables. Así como la capacitación a quienes directamente intervendrán en las actividades de tutela a menores y personas vulnerables. La finalidad es ofertar a nuestras diócesis, congregaciones y otras instancias educativas y sociales, espacios de prevención y conocimientos para crear espacios más seguros en beneficio de la niñez. Sirven de apoyo las estrategias que puedan favorecer distintos agentes de pastoral o social para propiciar el clima de prevención y de buen trato.

Actualmente se ofrece a las diócesis de Latinoamérica la capacitación de los miembros de sus consejos. Consta de dos diplomados que incluye la certificación generada por el Centro de Roma. La certificación incluye una primera parte, la formación en fundamentos teóricos; la persona que ingresa al consejo puede ser conocedora o especialista en alguna rama, pero la primera parte es muy necesaria para establecer un lenguaje común, al menos elemental, de las distintas ramas donde las personas puedan conocer sobre esto. La segunda fase es el diplomado en cuanto a los protocolos para intervenir en una situación. Abordamos algunas materias sobre atención espiritual a las víctimas, atención pastoral a los victimarios y víctimas, procesos canónicos y penales o discernimiento vocacional en los seminarios.

***

La certificación está avalada por el Centro de Protección de Menores de la Universidad Gregoriana de Roma y la Universidad Pontificia de México. El Centro para la protección de la infancia inicia con sede en Munich (Enero 2012) y, posteriormente, se traslada a la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. La Universidad Pontificia de México (UPM) es la única institución en el mundo a la que se le ha concedido la filiación con el Centro de Protección para la Infancia (CCP), con sede en la Universidad Pontificia Gregoriana en Roma, Italia.

Para acceder al sitio web:

Inicio

 

Podría también gustarte...