Nuestro Arzobispo Francisco celebra en la Arquidiócesis de Tijuana “Día del Catequista”

“…Los mejores catequistas son los que se entregan a sí mismo, acompañan a niños, adolescentes y jóvenes, los llaman por su nombre, los tratan de manera personal, se interesan en su vida familiar”.  Arzobispo Francisco Moreno Barrón.

Pastoral para la Comunicación. – El Pasado 21 de julio 2019 por primera vez en la Arquidiócesis de Tijuana se celebró el Día de Catequista en el Parque Morelos de la ciudad, la respuesta de las parroquias a esta invitación fue positiva, con la asistencia de más de mil participantes entre catequistas y familiares que les acompañaron.

En la celebración de la Santa Misa presidida por el Sr. Arz. Francisco Moreno Barrón enfatizó en la homilía: “Ustedes han desempeñado este servicio pastoral que es un verdadero ministerio y yo espero que sea instituido como tal en un “Ministerio” en la Arquidiócesis y lo han hecho en medio de adversidades, a veces sacrificando sus tiempos de descanso, ustedes conocen su testimonio y el de otras catequistas que en medio de dificultades como San Pablo han cumplido su misión de catequizar a niños, adolescentes y jóvenes, ustedes como San Pablo con esta labor catequética no han buscado alabanzas, que ningún catequista busque ser alabado por sus conocimientos, pedagogía o habilidades humanas, ni buscar sacar alguna ventaja del ser catequista en medio de la comunidad, que todo lo reciba Dios en lo secreto”.

Continuo el Arzobispo Francisco subrayando que San Pablo invita a entregar no solo la catequesis del Evangelio, sino a entregarnos a nosotros mismos, ya que “los mejores catequistas son los que se entregan a sí mismo, los que acompañan a niños, adolescentes y jóvenes, los llaman por su nombre, los tratan de manera personal, se interesan en su vida familiar. Muchos niños quedarán marcados por su catequista y su formación. Les invito pues catequistas, a que no solo den su sesión de catequesis, sino que se den ustedes mismas a los niños, vean el ser catequistas como su vocación. Que la catequesis nos dé la oportunidad de ir dando nuestra vida en el proceso de fe de los demás”.

El ambiente que se vivió fue completamente familiar, puesto que el espacio en el que se llevó a cabo es un lugar recreativo que permitió que no solo las catequistas asistieran si no que pudieran acompañarles sus familiares, quienes fueron testigos de este día de fiesta y participaron en las actividades programadas.

Podría también gustarte...